El pensamiento creativo

Cómo pensar y soñar creativamente

Por alguna razón ilógica, la ciencia, el arte y la literatura se encasillan como casi las únicas disciplinas creativas, pero el pensamiento creativo no está reservado para para ciertas ocupaciones ni se restringe a los hombres super inteligentes.

Qué es el pensamiento creativo¨. Consiste simplemente en encontrar medios nuevos o mejores de hacer alguna cosa. La recompensa de todos los éxitos -éxito en la casa, en el trabajo, en la comunidad- engrana con encontrar medios de hacer mejor las cosas.

Qué hacer para fortalecer nuestra capacidad de pensar creativamente. El primer paso es: creer que puede hacerse. Ésta es la verdad básica para hacer cualquier cosa. Debemos creer primero que puede hacerse, porque sitúa la mente en movimiento para encontrar cómo hacerla. Cuando usted cree que es imposible, su mente va a trabajar para demostrarlo porqué es imposible. Pero cuando usted realmente cree, su mente va a trabajar para hallar los medios para hacerlo. El creer que algo puede realizarse, abre el camino para soluciones creativas. Éste punto se aplica a todas las situaciones, grandes o pequeñas. Crea en la eficacia del poder de la creatividad. La incredulidad pone frenos.

Creer que debe hacerse. Ése es el pensamiento creativo básico. Elimine la palabra imposible de su pensamiento y su vocabulario hablado. Es una palabra de fracaso. Es imposible, dispara una reacción en cadena de otros pensamientos para probar que tiene la razón. Recuerde, no hay una sola manera de hacer las cosas, hay alternativas, sólo debe encontrarlas.

El pensamiento tradicional hiela su mente, bloquea su progreso, le impide desarrollar el poder creativo. Para combatirlo, hágase receptivo ante las ideas. Dé la bienvenida a las nuevas y destruya los pensamientos como: “No resulta”, “No puede hacerse”, “Es inútil” y “Es estúpido”. Sea una persona experimental. Experimente con nuevos restaurantes, nuevos libros, nuevos teatros, nuevos amigos; tome una ruta diferente para ir al trabajo, haga una cosa nueva cada fin de semana. Sea progresivo. No regresivo.

Cada día antes de que comience su trabajo, dedique diez minutos en pensar “¿cómo puedo hacer un trabajo mejor hoy?, ¿qué puedo hacer para estimular a mis asociados hoy?, ¿qué favor especial puedo hacer a mis clientes?, ¿cómo puedo acrecentar mi eficiencia personal hoy?. Es un ejercicio sencillo, pero poderoso que da resultados. (Continuará). Extraído del libro LA MAGIA DE PENSAR EN GRANDE de David J. Schwartz

Romilio Sánchez Garcete
Emprendedor Socioeconómico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s