Reflexiones diarias

21 de octubre de 2020

Debemos ser como niños.

“Un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea” (Paulo Coelho). En muchas cosas, tenemos que desaprender, para volver a aprender, lo que nos hará libres de las ataduras del desánimo, de la negatividad y de todo lo que nos limita!.

Cuando somos adultos, nos volvemos preocupados, analíticos (lo cual nos convierte en paralíticos) y tendemos a dudar de nuestras capacidades para lograr aquello que deseamos. Un niño simplemente vive, confía, sueña en grande, no piensa que va a ser difícil lograrlo. Siempre tiene una razón para sonreír. Deberíamos acatar la palabra escrita en el libro sagrado que dice: “Si no os volviereis como niños, no entrarán en el reino de los cielos”, es decir, para lograr los sueños hay que creer sin cuestionar, tener fe, confianza, certeza, seguridad, como un niño, que sueña con las estrellas y es feliz. Un niño sueña con ser astronauta y viajar las estrellas sin cuestionar que tal vez vive en la calles, hasta que alguien le convence de que eso no es posible. Por lo tanto vive, sueña, ríe, actúa, llama, busca, porque: a quien llama se le abre y quien busca encuentra. Bendecido y exitoso miércoles!. (RomiSan)

Romilio Sánchez Garcete
Emprendedor Socioeconómico
WhatsApp: +595 981 441010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s