Guardar para mañana…

Este título es el mismo publicado por mi querida amiga Gladys Teresita y que me hizo reflexionar que: muchas veces aplazamos el uso de ciertas cosas para un momento especial o dejamos pasar la oportunidad de disfrutar un momento “para cuando tengamos tiempo” y la realidad absoluta es que, no sabemos si ese mañana llegará… Vivir el hoy, como si fuera el último es un dicho que vale la pena aplicar y vivir la vida a pleno!. Dios, a través de su amado hijo Jesús nos dice: “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia”, Vivir y hacer realidad nuestros sueños, ése es el propósito de nuestras vidas, he aquí el artículo!

En un breve relato, Erma Bomback escribió: “Vengo de una familia de ahorradores, marcada por la pobreza. Una familia que creció en la época de la Depresión, que enfrentó abnegadamente muchos días y noches de sacrificios y de privaciones. 

A través de los años, he visto un número razonable de familiares que han muerto dejando velas que nunca fueron encendidas, electrodomésticos que nunca fueron sacados de las cajas, vinos que fueron guardados para “una ocasión especial” y sofás nuevos que fueron recubiertos con cobijas.

 Esto llega a crear un hábito. Después de un tiempo, tú tienes sueños que escondes por el día esperando que llegue el momento de hacerlos realidad. Tienes elogios hacia las personas, que postergas hasta que llegue “el momento apropiado.” Tienes rencores que vas a aclarar cuando “encuentres el tiempo”, que nunca encuentras.

He aprendido que cuando no se usan, los cubiertos de plata pierden su brillo; que el perfume se convierte en alcohol y no huele igual; que el plástico para cubrir las lámparas del polvo las hace envejecerse y que las ideas que se guardan para un “futuro artículo” frecuentemente se hacen obsoletas.

regalos-sin-dinero

La vida es un regalo de Dios y por lo tanto vivir es nuestro principal propósito!…

Tengo el sueño que cuando me pidan dar cuentas de mi vida ante el Tribunal Celestial será algo así: Ellos dirán: ‘Bien, vacía tus bolsillos, por favor. ¿Qué te ha sobrado de tu vida? ¿Algún sueño sin realizar? ¿Algún talento que tuviste al nacer y que aún te queda? ¿Elogios sin decir o algo de amor sin compartir?’ Y yo contestaré, ‘No tengo nada que devolver. Yo gasté todo lo que Tú me diste.  Estoy tan desnudo como el día que nací.’

Y esta es la lección de vida que aprendí de Erma Bromback. Si tú guardas, guardas y guardas, si no disfrutas de los placeres de la vida sino hasta ‘algún día’, si no disfrutas de tu sala y la usas solo para las visitas, si guardas aquel vino para la ocasión especial, en cualquier momento se acabó el tiempo y te darás cuenta que simplemente no has vivido.

El antiguo Testamento cuenta que los israelitas en el desierto se quejaban sobre la comida y que entonces Dios les dio cada mañana el maná, que adquiría el sabor que deseaba quien lo comía.

Pero hubo un inconveniente. El maná no se podía guardar durante la noche. Y así Moisés dijo: ‘que nadie deje nada hasta la mañana.’ Naturalmente algunas personas se hicieron de oídos sordos y guardaron una parte para la mañana siguiente. Y la Biblia dice‘lo que dejaron para el día siguiente se pudrió’.

El propósito del maná fue enseñarnos que ciertas cosas no se pueden guardar o posponer para el futuro.

Ciertas cosas, por ejemplo, la vida. Cada día de tu vida debes vivirlo ese mismo día, de lo contrario se echa a perder. En pocas palabras, la vida, como el maná, “no se guarda para mañana.”

Y esto es algo que aprender: que no hagamos lo que la gente hizo y guardemos o pospongamos cada placer hasta que llegara ‘algún día’. Disfrutemos el momento, vivamos el día. Disfruten los muebles ahora, usen su vajilla hoy, saboreen aquella botella especial hoy, usen su perfume especial hoy.

En pocas palabras, la vida, como el maná, no se debe guardar para disfrutar mañana. Porque si posponemos y guardamos la vida para disfrutarla “algún día”, “algún día” descubrirás que simplemente no has vivido.

Recuerda que el día que no viviste hoy, mañana ya no sirve.

Te reitero mi afecto personal

Gladys Teresita Ibarrola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s